PROGRAMA PARA LA CONSERVACIÓN DE LAS AGUILAS SELVÁTICAS DE ARGENTINA.

PROGRAMA ARGENTINO PARA LA CONSERVACIÓN DEL ÁGUILA HARPÍA (Harpia harpyja)

PROYECTO CANCELADO POR FALTA DE APOYO DE LAS AUTORIDADES DE LA PROVINCIA DE MISIONES Y FALTA E INTERES POR TRABAJAR EN CONJUNTO DE GUIRA OGA. LES MOLESTA QUE UNO SE META EN “SU QUINTITA”.

 

Autor: EDUARDO RAÚL DE LUCCA

 

Nido Harpia el Pichon Arroyo Coral 1991

Pichón volador de Harpía del nido hallado por el autor en 1991, junto a Ernesto Kraucsuk, Miguel Saggese yDaphne cooper

 

INTRODUCCION

En las selvas de Argentina (la misionera/paranaense, ubicada en el nordeste del país y las yungas del noroeste) están presentes siete especies de águilas selváticas. Se trata de aves de presa de mediano a gran tamaño que desempeñan el rol de depredadores tope en los ambientes que habitan; actúan, regulando las poblaciones de sus presas, ejerciendo una fuerte influencia sobre el flujo de energía de los ecosistemas selváticos.

La más emblemática, por ser el ave voladora más poderosa del planeta, es el Águila Harpía (Harpia harpyja). Algunos ejemplares de esta fabulosa rapaz superan los dos metros de envergadura, alcanzan los nueve kilos de peso y poseen garras con uñas de unos siete centímetros. Su alimentación se basa en mamíferos arbóreos (monos, perezosos, coatíes, etc), reptiles (boas, iguanas),  todos animales presentes en el dosel selvático; incluso, en ocasiones su dieta puede incluir mamíferos terrestres, como ser, corzuelas.

La conservación de un águila de estas características, que requiere de extensos territorios, está estrechamente ligada a la preservación de los bosques nativos. Garantizar la protección de sus poblaciones implica la conservación de grandes extensiones de selva y de los animales que constituyen su dieta. Por lo tanto, estrategias diseñadas con el objetivo de conservar al Águila Harpía, beneficiarán, sin dudas, al resto de las especies (efecto paraguas), incluidas otras cuatro especies de águilas selváticas. Asimismo, la presencia de esta rapaz es indicadora de un buen estado de conservación de las forestas y, por lo tanto, facilita la identificación de áreas críticas para su eventual preservación. Por todo lo mencionado, desde hace unos años, esta águila se ha transformado en la especie bandera, sinónimo de la conservación de las forestas Neotropicales.

Originalmente, su distribución geográfica se extendía desde Méjico hasta el nordeste de Argentina y sudeste de Brasil. Sin embargo, recientemente la especie se habría extinguido en Méjico y su situación sería muy precaria en el resto de los países centroamericanos. Por otro lado, en áreas del extremo sur del mencionado rango, como es el sudeste de Brasil (Mata Atlántica), se carece de registros desde 1989; el estatus de esta ave en los bosques costeros de ese país es, por lo tanto, incierto.

Dada la situación de la especie, desde mediados de la década de 1990s, el Peregrine Fund, con la colaboración de grupos locales, vienen realizando esfuerzos sin precedentes para criar en cautiverio y reintroducir ejemplares de esta rapaz en países de América Central como ser Panamá y Belice. Precisamente, en Panamá, se ha establecido, con ese propósito, una sede del Peregrine Fund, el Neotropical Raptor Center,.

Asimismo, desde hace varios años, en numerosos países sudamericanos también se realizan estudios, habiéndose efectuado relevamientos para ubicar sitios de nidificación a la par de la realización de efectivos programas dirigidos a concientizar a la población acerca de la problemática de este predador. Esto último es de fundamental importancia, ya que investigaciones han revelado, que la persecución de estas águilas por parte del hombre es una seria amenaza para su supervivencia conjuntamente con la pérdida de hábitat.

En Argentina, sin embargo,  más allá de algunos intentos individuales, carentes de continuidad, no se ha estado a la altura de las circunstancias, no se ha acompañado al mencionado movimiento conservacionista generado en centro y Sudamérica en torno a esta águila y, por lo tanto, se carece de un programa para preservar la última población de esta ave presente en el país.

En la actualidad, se supone la existencia de una pequeña población reproductiva existente en la provincia de Misiones, en la región conocida como distrito de las selvas, provincia fitogeográfica Paranaense, selva paranaense/misionera (desde hace décadas esta águila no cuenta con registros para las yungas del noroeste argentino).

Desafortunadamente, este ecosistema selvático, uno de los más ricos en biodiversidad a escala global, peligra. De las 30 millones de hectáreas de bosques nativos existentes en Argentina, solo 850 mil corresponderían a la selva paranaense, de las cuales,  únicamente 40 mil  se encontrarían en estado prístino.

Llamativamente, está limitada superficie aún preservada en territorio misionero, representa más del 45 % del bloque remanente de la antigua selva paranaense, que supo extenderse de forma ininterrumpida desde el Estado de Sao Paulo hasta el de Rio Grande do Sul, en Brasil, y hasta el Este del Paraguay; en las últimas décadas, tanto en Brasil como en Paraguay, el dramático incremento poblacional, junto a la falta de políticas conservacionistas, lo ha empujado al borde su extinción (ver mapa).

Por lo referido, la preservación de una población viable de  Harpía harpya en la Selva Paranense, limite astral de su distribución, dependerá tanto de que se limiten y regulen los desmontes de bosque nativo en la provincia como de que  se ubiquen con urgencia y se protejan sitios de nidificación; asimismo será necesario la identificación y categorización de otras amenazas para la especie, para intervenir en su mitigación.

Cabe destacar que esta águila, declarada Monumento Natural Provincial en Misiones (Ley provincial 3320/96, aún no reglamentada) está categorizada como “en peligro crítico” en Argentina y “casi amenazada” a nivel mundial.

Se ha llegado a sugerir, que las Harpías de la selva paranaense poseerían características distintivas de las del resto de su distribución. Por lo tanto, de ser esto cierto, la eventual pérdida de esta población conllevaría, no solo una significativa retracción en su rango, sino también, la extinción de una forma única.

Hasta el presente, en la provincia de Misiones se han ubicado escasos  sitios de nidificación (ver Chebez et al., 1989; De Lucca, 1993; 1996; Anfuso et al., 2010) y solo dos estos nidos fueron hallados en actividad. Estos territorios de nidificación no pudieron ser relevados con continuidad, desconociéndose, en la actualidad,  la suerte de los mismos.

En este contexto, el objetivo este proyecto, la conservación de la Harpía  y la selva paranaense , tendrá una primer etapa que consistirá en relevamientos con la finalidad de ubicar territorios de nidificación activos de Harpia harpyja en  áreas del centro misionero, realizar encuestas que permitan conocer percepciones y actitudes de la comunidad local hacia estas aves de presa( y también obtener, mediante las mismas,  información que facilite la localización de nidos) y  efectuar campañas de educación/difusión dirigidas a resaltar la importancia de preservar esta y otras águilas selváticas  y su ambiente, la selva paranaense.

harpia 1991 003

Pichón ya volador del primer nido activo de Harpía, hallado por investigadores (el autor junto a Ernesto Kraucsuk, Miguel Saggese y Daphne Colcombet), en Argentina. Año 1991. En el marco del Programa Argentino para la Conservación de la Harpía, Grupo de Trabajo  Rapaces Argentinas, Asociación Ornitológica del Plata.

 

E l nido, ubicado en un Timbó en el establecimiento María Magdalena. justo al sur de este lote se encuentra un excedente fiscal de 5000 has, en Cerro 60. Veremos si existe alguna posibilidad de que se pueda constituir allí un área protegida.

harpia 1991 004

Anuncios

4 pensamientos en “PROGRAMA PARA LA CONSERVACIÓN DE LAS AGUILAS SELVÁTICAS DE ARGENTINA.

    • Hola Jennifer:

      Agradezco tu interés de apoyar nuestros proyectos. Te aclaro, que todo donativo va directamente destinado a los proyectos. Tenemos una cuenta bancaria en la que podes realizar tu aporte. En estos momentos, todo financiamiento nos seria muy útil para las campañas de difusión y de relevamiento en la selva paranaense (Programa para la Conservación de las Águilas Selváticas) y para dar continuidad al Proyecto Aves de Presa del Nordeste Patagònico, que venimos desarrollando de forma ininterrumpida desde hace más de cinco años, pero de forma limitada dada la escasez de fondos.

      Los datos de la cuenta te los puedo pasar por mail. Te pido te comuniques conmigo al mail: aguilasdeselva@gmail.com.

      Nuevamente, muchas gracias

      Eduardo R. De Lucca
      Médico Veterinario
      Director
      Centro para el Estudio y el Manejo de Predadores, Argentina (CEMPA).
      Fundación de Historia Natural Félix de Azara, Departamento de
      Ciencias Naturales y Antropología, CEBBAD – Universidad Maimónides. Hidalgo 775, 7° piso (1405) Buenos Aires, Argentina.
      https://cempaorg.wordpress.com/
      http://www.globalraptors.org/grin/ResearcherResults.asp?lresID=510
      https://independent.academia.edu/eduardoDeLucca

      Desd

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s